SKIP navigation
OLLAS

Imprimir

Movilidad humana, la promesa del desarrollo
y participación política
Invitación a académicos, representantes gubernamentales, negocios y sociedad civil

Del 14 al 15 de mayo del 2010. Embassy Suites Hotel Downtown/Old Market, Omaha, NE.

Una conferencia gratuita para la comunidad de Omaha

Cumbre 2010 es coauspiciada por la Oficina de Estudios Latinos y Latinoamericanos (OLLAS), la Red Internacional de Migración y Desarrollo (RED), la Alianza Nacional de Comunidades Latinoamericanas y Caribeñas (NALACC) y una variedad de organizaciones locales y nacionales.

La conferencia ha sido designada como una de las reuniones preparatorias para el Cuarto Foro Global de Migración y Desarrollo (México) y al Cuarto Foro Mundial Social de Migración (Ecuador).

Cumbre 2010 provee un foro para una audiencia diversa, tanto internacional como local, con el fin de entrar en un diálogo crítico sobre el tema de la conferencia de este año. Nuestros principales objetivos son compartir conocimientos e incrementar nuestra capacidad colectiva para informar políticas y el cambio social. Nos enfocamos en las comunidades latinas migrantes y latinoamericanas, tanto dentro del hemisferio como a través del mundo. Le damos la bienvenida a los análisis comparativos sobre las experiencias de otros grupos migrantes, étnicos y raciales tanto dentro como fuera de los Estados Unidos.

Entre los participantes y ponentes se incluyen académicos, estudiantes, trabajadores, representantes políticos, de negocios, y de organizaciones comunitarias.
El formato incluye plenarias, conversaciones comunitarias, y sesiones regulares presididas por panelistas académicos y no-académicos. Por primera vez, nuestra conferencia presentará un panel con “las voces de la generación más joven” y un taller para líderes migrantes, trabajadores y organizaciones comunitarias latinas y latinoamericanas. Esta conferencia contribuirá a una mejor preparación de los participantes para foros internacionales.

Entre los invitados especiales se encuentran miembros de la administración del Presidente Obama, representantes de universidades y del estado, comunidades de fe, gobiernos latinoamericanos, intelectuales, y organizaciones de la sociedad civil alrededor de la región, Latinoamérica y Europa.

Entre las actividades adicionales se incluyen un concurso de fotografía y otro de ensayo dirigidos a los jóvenes de Nebraska, una presentación musical especial que reunirá a artistas de México y Omaha y mesas informativas de organizaciones académicas y comunitarias.

Tema de la Conferencia

Movilidad humana, la promesa del desarrollo y participación política
Contextos sociales, culturales y políticos que motivan los temas de nuestra conferencia

Cumbre 2010 se lleva a cabo en el momento justo en que estamos evaluando el impacto de la crisis económica global en las comunidades migrantes latinas y de Latinoamérica. Estamos en un panorama político donde nuestros gobiernos todavía no cuentan con una visión que abarque al desarrollo humano sostenible alrededor del mundo, para este hemisferio, y para las Grandes Planicies. Las contradictorias y a veces, antidemocráticas, políticas de libre mercado, han enarbolado las banderas del “desarrollo”, causando estragos en muchas de nuestras comunidades y desplazando a millones de personas de sus tierras. Pese a que esto puede evocar imágenes del “Sur”, estas políticas fueron gestadas desde el “Norte” o con su consentimiento. Este impacto se ha visto tanto en ciudades europeas como en lugares como Omaha, Nebraska.

En este modelo de desarrollo que promueve la liberalización, los bienes, capitales y servicios pueden moverse libremente, mientras la movilidad humana está sujeta al aumento de reglas severas y es tratada cada vez más como un crimen cometido por deliberados delincuentes. Uno de los programas del Departamento de la Seguridad Doméstica, en Estados Unidos, también llamado “287g”, otorga facultad a la policía local para actuar como agentes de migración. En Italia, la nueva ley de inmigración establece patrullas ciudadanas y determina que es un crimen ayudar a trabajadores indocumentados. En Francia, solo los grupos de ciertas nacionalidades requieren doble visa para entrar al país. República Dominicana contempla una reforma constitucional para negar el derecho a la ciudadanía a los descendientes de haitianos indocumentados. Mientras la Unión Europea emite una “Directiva de Retorno” y los Estados Unidos buscan acelerar las deportaciones, las preguntas lógicas y éticas de por qué las personas migran y qué derechos deberían de disfrutar todos los trabajadores y sus familias, sin importar dónde residen, continúan siendo excluidos de las discusiones políticas y de la aplicación de la fuerza de la ley.

Hoy en día, gran parte de la movilidad humana no es ni el resultado de una opción, ni está condicionada por las ventajas o desventajas “naturales” que puedan radicar de un lado u otro de la línea divisoria entre orígenes y destinos. En la medida en que la promesa del desarrollo se desvanece, los más desventajados, se ven forzadas a mudarse o aferrarse a trabajos precarios o comunidades empobrecidas. Está en aumento el movimiento de los pequeños granjeros en Nebraska, la población rural de Latinoamérica, los trabajadores del campo de California, los desempleados de las fábricas, y un número de niños, así como de profesionales. Miles de personas mueren todos los días atravesando las custodiadas fronteras de los países de tránsito y de destinos. Pocos reflexionan si estas madres, niños y los que buscan trabajo merecen ser criminalizados y castigados por sus desplazamientos en búsqueda de no más que de un lugar para trabajar y una vida digna para sus familias.

Las discusiones públicas acerca de 200 millones de personas que viven fuera de su país de origen y los millones más migrando dentro de sus propios países raras veces llegan al fondo para considerar el fracaso del desarrollo como la raíz de estos diferentes fenómenos. También son escasos foros que convoquen a públicos diversos para una búsqueda colectiva de modelos sociales más justos. Si para mayo del 2010 la crisis económica actual ha mermado, es probable que creamos que todo está bien. Si es así, una vez más perderemos la oportunidad de establecer una conversación crítica acerca de cómo estas expectativas de desarrollo a menudo se apoyan en políticas y prácticas que generan inequidad brutal, destrucción ambiental, migración forzada, violaciones a los derechos laborales y humanos y descontento. Además, cualquier discusión acerca de las implicaciones morales y éticas de las políticas públicas injustas, será considerada como ajena al diseño de políticas públicas las cuales suelen reflejar consideraciones políticas a corto plazo.

Al finalizar la primera década del siglo, la promesa del desarrollo, que nació durante el comienzo de la era post-colonial, ha perdido credibilidad dentro y fuera del país. En algunos sectores, se han dado pasos a favor de visiones alternativas, pero siguen siendo muy tímidos. Nuevas y viejas jerarquías de ciudadanía social son reconfiguradas y ciertos grupos étnicos y raciales son desproporcionadamente excluidos de los derechos a servicios de salud, de educación y de garantías internacionales. Un gran número de trabajadores pobres son sujetos a la violencia por parte tanto del estado como de otros grupos así como víctimas de racismo y xenofobia. Los impactos psicológicos y socio-culturales de esta violencia en los niños, mujeres, hombres, familias y naciones enteras han sido poco estudiados y relegados a un segundo plano en las agendas públicas. Las organizaciones internacionales predican una visión transformadora que espera ser realizada. A medida que se acerca el 2010, las voces de esperanza e inclusión chocan con voces llenas de odio y con agendas de construcción de “fortalezas” alrededor de territorios nacionales que están calando progresivamente a través del mundo.

Esto plantea la pregunta final acerca de qué tipo de compromiso cívico, de acción social y de estrategias de participación política se necesitan para que prevalezcan las mejores de estas tendencias. Existen al menos dos de estas tendencias que pueden ser de interés. La primera, es la creciente presencia y visibilidad de organizaciones de la sociedad civil dedicadas a un cambio social positivo. Esto abarca desde las organizaciones de derechos humanos a organizaciones de migrantes, transnacionales y de latinos alrededor del mundo, en Latinoamérica y en la región. La segunda, es el creciente número de foros mundiales que reúnen a gobiernos, académicos y a la sociedad civil. Estos organismos están avanzando agendas innovadoras para el desarrollo y la migración dirigida con principios de equidad y de la defensa de los derechos humanos, cívicos y del trabajo. Latinoamérica está emergiendo como un líder en esta área. Rara vez tenemos la oportunidad de aprender sobre el diseño de políticas importantes y alternativas o sobre cómo las comunidades y organizaciones locales pueden formar parte de estas iniciativas. Esperamos que Cumbre 2010 abra un espacio más amplio para que el sector privado, las organizaciones de base, el sector gubernamental y otros partícipes puedan trabajar conjuntamente para reestructurar las agendas políticas desde el interior de nuestras comunidades.


 

Para mayor información, visite nuestra página de internet: www.unomaha.edu/ollas
Correo electrónico de Barb Ihle, Coordinadora de la Conferencia, unocumbre2010@mail.unomaha.edu
o llame al 402-554-3835 (hablamos español, inglés y portugués)